domingo, 12 de junio de 2011

VÉRTIGO...

                            y es que, a veces, sólo vemos lo que deseamos ver

   y es que, a veces, la luminosidad de los rayos no caben en la mochila y hay que soltarlos

                       y es que, a veces, el mate no resulta suficiente y el abrazo se evapora

      y es que, a veces, te  (me) perdés

              y es que, a veces, te extraño

                         y es que, a veces, sólo resta dejar de esperar

y es que, a veces, tengo miedo

           y es que, a veces, pienso (y me lo creo) que yo  podrìa hacerte reír hasta que te duela la panza

               y es que, a veces, imagino que aceptarìas ir conmigo a contar estrellas

y es que, a veces, (me) digo  que, algún día, te voy a hacer sentir en el cuerpo eso mismo que siento yo cuando pasás por mi lado y tu perfume me acaricia
  
y es que a veces creo que sí, que no es mi imaginación, que...

          Y ES QUE, A VECES, QUIERO CREER QUE SÍ, QUE SÓLO QUIZÁ, QUE TAL VEZ ...

 y son demasiados los "a veces", los "creo", los "imagino" pero tambièn tengo guardado un puñado de certezas y ahì van, te las regalo, te las grito:

me hacés bien
    me hacés reír
        me aceleràs el pulso
            me ponés de buen humor
              me hacés enojar y con la misma facilidad desenojar
                
éstas son mis seguridades, las mismas que me dicen que es hora de dejar de esperar, de soltar el abrazo, de dejarte ir, porque ya no puedo contener estas ganas de robarte un beso cada vez que te veo.
                                                   

4 comentarios:

Violeta Color dijo...

y es que a veces simplemente hay que dejarse conducir por el arrebato del coraje, y aun llenx de incvertidumbres, exponernos, porque nunca arriesgarse puede estar tan mal.
Arriesgando, nos la jugamos, nos valemos, nos hacemos cargo, nos hacemos fuertes-

Un abrazo grande

(lindo texto)

Zoe dijo...

Saltá...
saltá...
saltá
por
la
ventana
...valiente...

;)

Gael Borjesi® dijo...

Es increíble cómo las palabras pueden ser tan reveladoras o un escondite perfecto.
Pensar que uno puede decir "yo" y esconderse ahí detrás.

Y es que, a veces, tenemos frío.

Un beso de luz.-

Mel dijo...

Las palabras pueden revelar o esconder, es cierto, en mi caso prefiero colocarme delante de ellas, no detrás. Mis palabras dicen, hablan de mí, de lo que siento y en este caso me revelan, porque mediante ellas me asumo, en colores, claro!!!
y es que, a veces, los grises confunden.